ROBO DE BIENES PATRIMONIALES PRIVADOS QUE SE GUARDAN EN EL ALMACEN PÚBLICO MUNICIPAL DE SOGAMOSO

Fecha: 1 de Agosto de 2021 a las 00:55 Por: Adriana Bella

Sobre la Fundación Casa de la Cultura no se volvió a tener mayor información, después de que a mediados de marzo fueran desalojados de la Casa de la Cultura de Sogamoso. Solo hasta este 30 de julio alrededor de las 3 de la tarde, su director Alfredo Tovar publicó en el grupo de las ONG culturales de la ciudad el siguiente comunicado: "Con profundo pesar comunico a los sogamoseños que los libros y los muebles de la [Fundación] Casa de la Cultura de Sogamoso, que el alcalde ordeno llevarlos al Coliseo Cubierto, fueron robados de este lugar. Como siempre, nadie vio, nadie se dio cuenta." Aunque el comunicado continúa diciendo: "(...) Quiero recordarle a la ciudadanía, que este patrimonio, es de Sogamoso y que debemos reclamar por este hecho miserable y de mucha bajeza". Este siempre ha sido el discurso de la Fundación Casa de la Cultura, sin embargo, la realidad es que este patrimonio pertenece a una organización privada y en proceso de liquidación, que tuvo a su cargo en un contrato de comodato uno de los bienes inmuebles patrimoniales de la ciudad desde el año 1989. Organización que en sus primeros años hizo una gestión admirable, pero que fue decayendo poco a poco entre su incapacidad de gestión y la indiferencia de los gobiernos municipales.



 





Un día y medio después del comunicado de Tovar, en la estación de policía municipal no tienen  ningún reporte sobre algún acto de robo de elementos del almacén municipal. En la Fiscalía General la puerta cerrada y la voz de un vigilante informa que, aunque el delito es 24/7, ellos solo están disponibles en horarios de oficina y de lunes a viernes. En el Almacén Municipal en las instalaciones del Coliseo Alfonso Patiño Roselli, todo esta igual, no hay ni una cinta de peligro que indique que es una escena de crimen, sin embargo, en las horas de la mañana apareció en el lugar el señor Whilfredo Rivera Cogua, almacenista general, quien se negó a dar información sobre lo sucedido y displicentemente dijo "espere el comunicado que sale en una hora". Si bien la policía, la fiscalía y el almacén municipal no entregaron detalle alguno sobre lo sucedido, ese silencio es una fuerte voz de que este asunto se está tratando con liviandad e indiferencia.





Justo dos días antes del robo de algunos bienes patrimoniales de la Fundación Casa de la Cultura, el alcalde y el secretario de cultura de Sogamoso se reunieron con el director de patrimonio del Ministerio de Cultura. En la publicación sobre la reunión, hay una foto donde posan orgullosamente Rigoberto Alfonso, Albeiro Acevedo y Alberto Escobar. El post de la imagen no brinda mayor información sobre las razones de esta reunión. Tal vez los 400 millones para el estudio de restauración de la Casa de la Cultura de la ciudad, o los 350 millones para una nueva casa que aparentemente el municipio va a adquirir en el barrio Mochacá. Lo cierto es que el municipio de Sogamoso tiene un presupuesto de aproximadamente 600 millones anuales en su proyecto de patrimonio, pero la ciudad está cada vez más lejos de ser ejemplo de salvaguarda e innovación en este aspecto. El día del comunicado de Alfredo Tovar la alcaldía municipal lanzó la convocatoria municipal de estímulos culturales que va a entregar 91 millones a 43 propuestas. Esta noticia ayuda bastante a desviar la atención entre los gestores y artistas acerca del hecho del robo del patrimonio de esta organización privada.





El comunicado al que se refirió el almacenista municipal mientras daba la espalda salió en la página de la alcaldía sobre el medio día del 31 de julio. En resumen, dice que los bienes patrimoniales más representativos de la Fundación Casa de la Cultura fueron entregados a Alfredo Tovar el día del desalojo, que ya hay una denuncia en la fiscalía y que no quieren seguir guardando más los bienes de la fundación que casi por obligación guardaron en el coliseo desde el desalojo. hay personas que piensan que los libros nunca fueron guardados en el almacén municipal, sino que el mismo día del desalojo fueron entregados a recicladores. Pensar esto es crear otra cortina de humo frente a la verdad de los hechos. Aunque el comunicado dice que ya fue puesta una denuncia en la fiscalía, es extraño que la policía no sepa nada de este robo. Si fuera genuina la preocupación de la Fundación Casa de la Cultura por el bienestar de estos bienes de "todos los sogamoseños", ellos ya se habrían encargado de denunciar y reportar a todos los entes posibles este robo; sin embargo, ni siquiera el perfil y la página en Facebook de Casa de la Cultura Sogamoso refleja alguna denuncia pública del robo.





Lo que se siente es que no hay una intención real de sacar adelante la Fundación Casa de la Cultura de forma autónoma, sino que se espera que sea el municipio el que vuelva a ponerle todo en bandeja de comodato a las buenas o a las malas. Tampoco se siente que la administración municipal tenga un interés genuino porque este patrimonio que entregaron en 1989 a un privado, vuelva a ser verdaderamente de la ciudad. El desalojo parece haber sido en vano. La Fundación Casa de la Cultura y la Administración Municipal siguen señalándose y buscando culpables mientras el patrimonio se moja, se empolva o se roba en el almacén municipal, y la infraestructura de la Casa de la Cultura sigue desmoronándose. Si bien la noticia es el robo, también es una noticia y una realidad que el patrimonio más valioso de la ciudad se guarda en la casa de Alfredo Tovar o de alguna persona cercana a la Fundación Casa de la Cultura, es decir, están más privados que siempre y lo seguirán estando hasta que no se donen o compren por parte de la administración municipal.



Este robo es solamente una alerta frente a casos mucho más graves que probablemente pueden estar sucediendo o que ya han sucedido. Ninguno de los bienes muebles y artísticos de la Fundación Casa de la Cultura tienen un reconocimiento formal de patrimonio público que al menos invite a los órganos de control a estar atentos a ellos. Aunque las normas de una entidad sin ánimo de lucro impiden que en una liquidación el patrimonio de ésta pueda devolverse o repartirse, no hay nadie que pueda garantizar que este patrimonio no esté vendiéndose o feriándose entre amigos. El día del desalojo se vio como algunas personas llevaban cuadros de forma particular con la autorización de las directivas de la Fundación Casa de la Cultura, o tal vez, eran parte de la Fundación. Es posible que las hayan llevado para cuidarlas y devolverlas luego, pero, no se conoce que haya un inventario fidedigno de los bienes patrimoniales de la Fundación Casa de la Cultura y el paradero de estos bienes es cada vez más difuso. Se espera que los Vigías del Patrimonio de la ciudad saquen comunicados al respecto e investiguen a fondo el asunto. Especialmente, se espera que la Fundación Casa de la Cultura y la administración municipal dejen de botarse la responsabilidad de la salvaguarda del patrimonio, para que estos materiales verdaderamente lleguen a las manos de aquellos que los restaurarían y utilizarían para una gestión cultural íntegra.

Comentarios:

Publicaciones Recientes

COMIENZA EL PROCESO FORMATIVO QUE CONSTRUIRÁ UNA RED DE TALLERES DE ESCRITURA CREATIVA EN EL DEPARTAMENTO DEL META

Este martes 24 de agosto a las 19:00 horas se realizará la primera de las 8 sesiones …

HAGA PARTE DEL PROYECTO MÁS ARTE, MENOS ODIO: APRENDIZAJE APLICADO EN GESTIÓN CULTURAL PARA LA PAZ

Hasta el 20 de agosto está abierta la convocatoria para hacer parte del grupo que comenzará el …

ROBO DE BIENES PATRIMONIALES PRIVADOS QUE SE GUARDAN EN EL ALMACEN PÚBLICO MUNICIPAL DE SOGAMOSO

Sobre la Fundación Casa de la Cultura no se volvió a tener mayor información, después de que …

Suscríbase al boletín

Fundación Verso Vivo, Salud Pública y Cultura, Hacer de la existencia Poesía